Regístrate en nuestra newsletter 

Solo recibirás las nuevas publicaciones de https://panoramas.es

[contact-form-7 404 "No encontrado"] 

Las puertas giratorias de Inditex

Existen elementos que parecen distinguir a Inditex de los de otras sociedades englobadas en el IBEX 35. Algunos pasan por su escasa relación con el Boletín Oficial del Estado (BOE) y su aparente lejanía con las tramas de poder político que se urden en la capital del reino español. A diferencia de lo que ocurre en el sector energético o bancario, apenas se vislumbra trasiego de sillones entre los altos cargos de la multinacional textil y los puestos de representación política nacional, el fenómeno conocido como puertas giratorias. 

Con todo, también aparecen algunos ejemplos de este tipo de relaciones en la sociedad de origen gallego:

Pablo Isla Álvarez de Tejera: Mientras era presidente de Altadis, Amancio Ortega le fichó a través de una compañía de cazatalentos para nombrarle directamente vicepresidente y CEO de Inditex. A partir de ahí, solo le quedaba un puesto al que escalar: el de presidente, que logró en 2011.

Isla, que se sacó las oposiciones de abogado del Estado en 1988 siendo el primero de su promoción, cruzó por primera vez la puerta giratoria cuatro años después. Lo hizo para convertirse en director de los servicios jurídicos del Banco Popular.

La puerta volvió a girar cuando en 1996 fue designado como director general de Patrimonio en el primer Gobierno de José María Aznar y, como tal, vocal del Consejo de Administración del Patrimonio Nacional. Apenas duró un par de años en ambas tareas y, en 1988, el Banco Popular le hizo secretario general. Una puerta giratoria que se mueve hacia ambos lados.

 

Carlos Espinosa de los Monteros y Bernaldo de Quirós: Un clásico dentro del Consejo de Administración de Inditex de los últimos años. Marqués de Valtierra, es también padre del dirigente de Vox Iván Espinosa de los Monteros. El progenitor fue designado consejero en 1997, puesto que mantuvo hasta julio del 2018. También ejerció como vicepresidente entre los años 2005 y 2012.

Posteriormente fue nombrado por Rajoy máximo responsable del alto comisionado para la Marca España, con rango de secretario de Estado, un cargo que ocupó hasta ser cesado en octubre de 2018. Durante ese tiempo existió una relación sospechosa entre Inditex y esta nueva institución, denunciada en 2018 por el Tribunal de Cuentas, que aseguraba que la facturación de la multinacional textil a la organización pública “no se adecúa a la normativa presupuestaria”.

Espinosa de los Monteros ha tenido cargos públicos de relevancia desde los años setenta, principalmente en el Ministerio de Comercio y el Instituto Nacional de Industria (INI). También ha sido presidente de las compañías Iberia, Aviaco, consejero delegado en Mercedes Benz o presidente de Fraternidad-Muprespa, cargo que todavía representa. Precisamente esta es la mutua de referencia de Inditex, cuya plantilla ha acusado a Muprespa de no respetar los derechos laborales y de salud de sus trabajadores. Su hijo Beltrán Espinosa de los Monteros fue nombrado en 2013 director financiero de Stradivarius, una de las marcas del grupo Inditex.

 

Denise Patricia Kingsmill: Las relaciones entre el poder político y la empresa de Amancio Ortega traspasan el territorio nacional con la presencia de la baronesa Daenise Patricia Kingsmill, consejera independiente desde 2016 y miembro de la Cámara de los Lores del Reino Unido por el Partido Laborista. Ha sido miembro del Comité Selecto de Asuntos Económicos de dicha Cámara y también ha llegado a presidir la Comisión de Remuneraciones en un gran número de compañías internacionales, según se refleja en su perfil incluido en la memoria de Inditex.

Se licenció en economía, se formó en antropología y ejerció de abogada. En algunas entrevistas ha destacado su preocupación por los derechos humanos y la igualdad de género, causas en las que se ha involucrado de forma reiterada a lo largo de su trayectoria. En ese momento, su incorporación a la firma con sede en Arteixo no mejoró la exigua cuota femenina dentro del consejo de administración, al sustituir a la también británica Irene Miller. Tras la contratación de la empresaria francesa Anna Lange a finales de 2019, en la actualidad 4 de las 11 sillas del Consejo están ocupadas por mujeres, es decir, un 36%.

 

Rodrigo Echenique Gordillo: consejero independiente desde julio de 2014. Abogado del Estado en excedencia, probó diferentes puestos dentro de la Administración del Estado. De 1976 a 1983 trabajó en el Banco Exterior de España –por entonces entidad pública- como jefe de los Servicios Jurídicos, ejerciendo posteriormente el cargo de director general adjunto. 

Desde 1987 se convirtió en un hombre del Banco Santander, ocupando silla en su Consejo de Administración, ejerciendo como consejero delegado o presidiendo la Comisión de Auditoría y Control. Salió del banco en diciembre de 2020, aunque continúa ligado a él a través de su fundación, de la cual es presidente. También ha sido presidente del Consejo de Administración de Metrovacesa en representación del Santander, así como en NH Hotels Group, Merlin Properties SOCIMI S.A. o Vocento.

Destaca igualmente su pertenencia a diversos patronatos, como el de la Fundación Consejo España-EEUU, el Patronato del Teatro Real, la Escuela Superior de Música Reina Sofía, la Fundación Empresa y Crecimiento o la Fundación ProCNIC.

 

Antonio Abril Abadín: Abril ha sido secretario general y ha desempeñado la secretaría de todas las Comisiones del Consejo de Administración hasta finales de enero de 2021, cuando renunció a sus cargos. Lo ha hecho, según ha informado Inditex, para poder dedicarse a la tarea de presidente de la Conferencia de Consejos Sociales de las universidades españolas y del Consejo Social de la Universidade da Coruña (UDC).

Abogado del Estado en la Delegación del Gobierno de Galicia, también ha ejercido su influencia en la Cámara de comercio de A Coruña como miembro de la Comisión Ejecutiva y en el Consejo Rector de la Asociación para el Progreso de la Dirección en Galicia (APD), una comunidad de directivos asociada a grandes empresas.

Es el vicepresidente del Foro de Marcas Renombradas Españolas (FMRE), una organización vinculada con Marca España, y miembro de organizaciones como la European Retail Round Table (ERRT) o la European Branded Clothing Alliance (EBCA), que engloba a las más importantes marcas de ropa minorista a nivel europeo y mundial. De la FMRE forman parte el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo o Turespaña, entre otras administraciones públicas.

 

Antonio Abril fue sustituido el pasado 27 de enero por Óscar García Maceiras, otro abogado del Estado de A Coruña en excedencia y que fue reclamado por el sector privado después de cinco años de experiencia en la función pública. En Inditex, además de ocupar el cargo de secretario general, actuará como secretario en el Consejo de Administración.

García Maceiras venía hasta la fecha realizando labores de vicesecretario del Consejo y director de la Asesoría Jurídica del Banco Santander. Previamente desempeñó diferentes funciones en el Banco Pastor –absorbido por el Banco Popular– y en esta última entidad, absorbida a su vez por la corporación presidida por Ana Patricia Botín. El currículum de este joven abogado incluye también su paso por la Sareb, con el cargo de director general de asuntos legales.

Como abogado del Estado participó en el equipo jurídico encargado de la gestión del hundimiento del buque Prestige, ocurrido en aguas gallegas en noviembre de 2002. El nuevo secretario general de Inditex forma parte del 40% de abogados del Estado en activo que han dejado de ejercer sus funciones dentro de la administración.

 

Otros pasillos comunicantes

Existen perfiles menos comunes en el ámbito de las puertas giratorias, algunos de los cuales se localizan en ocasiones entre empresas auditoras y sus sociedades auditadas. Aquí el trayecto no sale del sector privado, pero igualmente mantiene evidentes conflictos de interés.

El consejero Carlos Crespo González responde a este perfil. Entre los años 1996 y 2001 fue auditor de Arthur Andersen –en la actualidad Deloitte– desempeñando el cargo de jefe de equipo de auditoría externa del Grupo Inditex y formando parte activa en la revisión de la oferta pública realizada el 2001, fecha en que la compañía textil decidió salir a bolsa.

En ese mismo año se produjo la incorporación de Carlos Crespo a Inditex, en concreto, a su departamento de administración financiera. Cuatro años más tarde fue nombrado director de auditoría interna del Grupo. Desde 2008 hasta 2017 formó parte del Comité Directivo del Instituto de Auditores Internos (IAI), donde ocupó el puesto de presidente de su Comité de Nombramientos. 

En marzo de 2018 fue designado director general de operaciones de la multinacional, pasando a ejercer como consejero delegado del Consejo de Administración a partir de julio de 2019. Al cierre de ese año poseía 26.258 acciones de la sociedad, conforme a la información de su página web. 

Otro caso frecuente –y habitualmente poco reseñado– de puertas giratorias lo representa la figura de José Arnau Sierra. Este inspector de Hacienda del Estado –actualmente también en excedencia– ocupó diversos cargos de la Administración Tributaria antes de incorporarse en 1993 al grupo Inditex, en calidad de director de Asesoría Fiscal.

Una vez conocedores de las tripas del sistema de impuestos del Estado español, este perfil profesional suele estar muy demandado por empresas con ánimo de maximizar sus beneficios fiscales.

Se le considera una de las personas más cercanas a Amancio Ortega, apreciación que se sustenta en los cargos que mantiene como vicepresidente de Inditex, vicepresidente y primer ejecutivo de Pontegadea –la inmobiliaria patrimonial del dueño de Zara– y también vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega Gaona.

No Comments Yet.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *